Mi práctica de yoga inició justo cuando terminé la universidad, estaba decidida a ser una persona que haría algo más que solo ir a trabajar, quería encontrar una actividad para poder complementar mi día. Lo que no sabía es todo lo que iba a descubrir en esta nueva práctica que había incorporado a mi vida. El yoga se convirtió en mi estilo de vida, en mi filosofía y en mi visión. Después de varios años de práctica y conocer increíbles maestros llegué a O2, donde no solo encontré una excelente escuela para practicar yoga, también conocí maestros inspiradores que me hacían salir de cada clase con algo nuevo que aplicar en mi desarrollo personal.

Fue la conexión con los profesores lo que me hizo decidirme a cursar al Training de Maestros O2 con Stephanie Weingerz, donde no solo aprendí excelentes técnicas para dar clases, también conocí gente maravillosa y descubrí una vocación interna que me conecta aún más con la práctica de yoga. Hoy gracias a la oportunidad de O2 puedo ser parte de este equipo de maestros, y no sólo sigo aprendiendo de la práctica de yoga, ahora en cada clase me llevo alguna enseñanza de las personas que comparten el salón.