Compartir de mi corazón hacia lo que me rodea..

El yoga llegó a mi vida en el momento perfecto en el que debía abrazar todo lo que me rodea.

Desde que llegué a O2 Yoga, la práctica ha sido una constante en mi vida, en el tapete y fuera de él.

He aprendido que todo en la vida pasa y que las cosas son porque el universo tiene aprendizajes para nosotros en cada momento, en cada respiración y en cada despertar.

Respirar y abrazar, tener paciencia, compasión y mucho amor es lo que me rodea en las clases; el poder compartir algo que amo con el corazón es una gran bendición.

Respirar, movernos con intención dentro y fuera del tapete es sin duda un gran regalo que la práctica nos da.

Respirar, sonreír, abrazar, soltar, amar..el yoga me ha dado oportunidad de hacer y estar; Compartiendo siempre desde mi corazón.

Namasté