Hace 11 años gracias a una de mis mejores amigas y maestra de yoga en aquel entonces, comencé mi práctica de yoga, ella al saberme licenciada en marketing, me pidió le ayudará a realizar el plan de negocios de la escuela de yoga que iba a abrir y que hoy lleva más de 7 años de fundada. Tras estudiar de que se trataba el yoga, descubrí una práctica sanadora, relajante, meditativa, un estilo de vida que me hizo ser más feliz aún.
Me hizo ver la vida diferente, me hizo ser una mejor persona, más consciente conmigo y con mi entorno, y descubrí que no solo me gustaba, sino que además tenía gran capacidad para el entendimiento de la práctica y para desarrollar las posturas. Por años practique más de 3 horas al día los 7 días de la semana.
Mi madre acaba de cumplir 40 años de ser maestra y toda su familia es docente, y desde niña he tenido contacto con la enseñanza. Mis padres me formaron hablando en público, soy licenciada en mercadotecnia, mi personalidad extrovertida y la constante práctica, todo esto en conjunto ayudó a que me dieran la oportunidad de dar clases. Tome clases, cursos, talleres, retiros sin fin. Con los mejores maestros en México y en diferentes países. Di clases en diferentes escuelas en México, Pero fue hasta que llegue a vivir a Santa Fe, que conocí O2 Yoga. Recuerdo perfecto que me enamoré del estudio de Stef, la decoración, todo el marketing detrás del yoga que había pensado en el bienestar y en la Comunidad, y siendo de profesión relaciones públicas, buscaba dar clases en mi nueva zona que vivía, así que me le senté enfrente a Stef y le dije que quería dar clases en su escuela. A lo que ella respondió que debía de tomar su certificación y una clase con ella para conocer su método. No es necesario decir que literal me enamore de ella y de su método y por tanto decidí que quería ser parte de O2 para siempre y dar clases en esta maravillosa escuela, fue así que me certifique como maestra de O2. Hoy el ser parte de esta escuela me llena el alma de alegría.
Como maestra lo que me distingue es que pacientemente llevo a mis alumnos a que entiendan cómo entrar a las posturas y les explico cómo lograr su máxima expresión.
Trato de transmitir que se debe buscar tener balance en nuestra vida, no dejándonos ir por los extremos sino estar en el medio para poder vivir una vida equilibrada.
Siempre termino mis clases con una relajación donde estímulo que compartan el bienestar adquirido, el amor propio y la tolerancia para mejorarse a sí mismos, y luego contagiar a su entorno de buena vibra.
Soy madre de Vera de 2 años, soy esposa de Fede, soy relaciones públicas y tengo mi agencia de marketing y publicidad y soy maestra de yoga.
Los espero en alguna de mis clases
Practice and All Is Coming — Pattabhi Jois
Namaste