Hace tres años fui a un retiro de meditación budista en la India y me enamore por completo de esta filosofía, sin embargo, fue muy difícil para mi desarrollar una práctica constante de meditación y no fue hasta que empecé a practicar yoga que encontré el camino perfecto para hacerlo.

Hoy en día, para mi el yoga es una guía de vida, una guía que ,e enseña a vivir desde el amor y el espíritu y no desde el ego y el miedo, una guía que me recuerda que todos somos lo mismo y que me ayuda a descubrir que todas las herramientas que necesitamos están dentro de nosotros y que solo es cuestión de aprender a callar la mente para poder escucharlas.

El yoga transforma mi vida cada día y no podría estar mas agradecida de poder practicarlo y compartirlo a través de mis clases.